9.4.13

Técnica para fondistas. Correr de forma eficiente y sin lesiones aumentando la cadencia.

Corriendo en torno a unos 180 pasos por minuto lograrás tu máxima eficiencia con el mínimo desgaste muscular y articular. Lo habitual es correr muy por debajo de esta cifra, salvo en el caso de los corredores que saben que entorno a ese número de zancadas se obtiene el máximo rendimiento. Puedes comprobarlo tu mismo, como al finalizar un entrenamiento en el que has aumentado la cadencia tienes una menor sensación de cansancio, y es que correr con una cadencia baja es ineficaz y agotador.

Técnica de carrera de fondo

Y lo que es más importante, dejando a un lado rendimiento y eficiencia, ¡ Al aumentar la cadencia estarás reduciendo considerablemente el impacto ! Hay que correr como si el suelo nos quemara las plantas de los pies.

Piensa que el término 'rodar', tan utilizado por los atletas de todas las generaciones, proviene de una manera intuitiva de entender esta forma de correr, en la que como en una rueda se dan infinidad de instantes de leve contacto con el terreno. Llevando la cadencia al límite superior, tus piernas serían como una rueda en la que no existe el impacto con el suelo. En el otro extremo, con una cadencia muy pequeña sufrirías largos y fuertes impactos, y los músculos de tus piernas estaría soportando el  peso de tu cuerpo demasiado tiempo, este es el origen y la causa de la mayoría de las lesiones de todos los corredores, incluso los de élite. El uso de zapatillas hiperamortiguadas, plántillas a medida, medias especiales compresivas, pomadas de Diclofenaco dietilamónico, o las visitas a los 'fisios' de moda, sólo enmascararán la lesión.

Amigo corredor, independientemente de la velocidad a la que quieras correr tu cadencia a de ser siempre la misma, en torno a unos 170-180 pasos por minuto, siendo esta la más eficiente y menos lesiva. Esta puede variar en función de la altura del corredor y de su nivel atlético. Para que te hagas una idea un maratoniano de élite corre a unos 200 pasos por minuto, esta elevadísima frecuencia no nos llama la atención por que hay que pararse a contar, lo que si despierta nuestro interés es la amplitud de zancada, de hay que sean muchos los entrenadores y aficionados que por no haber profundizado en la técnica de carrera recomiendan a corredores populares, con tanto entusiasmo como desconocimento, ampliar su zancada. Gran error.

A ti corredor popular, te recomiendo que no bajes de 160 pasos por minuto y que trates de ir dominando cadencias superiores a ésta. A los pocos días, por no decir el primer día que salgas a correr, ya notarás los beneficios: disminución de tus pulsaciones durante la carrera y menor cansancio al finalizar la misma. Y si tienes algún dolor crónico en tus pierna probablemente éste desaparezca. Sólo tienes que probar, merece la pena.

Luego, una vez que domines la cadencia, si quieres correr más rápido deberás aumentar la amplitud de la zancada. Pero sobre esto escribiré más adelante.

Te recomiendo que leas el siguiente artículo, ¡ Interesantísimo !

Psoas: El músculo determinante de nuestra frecuencia.

¡ HAZTE SEGUIDOR DE GOOGLE + !,
 Es mi motivación para continuar esforzándome en el blog. GRACIAS.









1 comentario:

  1. Comparto con todos vosotros la pasión por correr, y además, de ir acompañado de buena música para controlar la cadencia de carrera.

    Os invito a todos a que visitéis mi blog en http://corriendoconmusica.blogspot.com.es

    Podréis encontrar sesiones de música para descarga gratuita, con la particularidad de que están a unos ritmos constantes de entre 155 y 180 pasos por minuto. A mi personalmente, me ayudan a controlar mi ritmo y mantener una cadencia constante durante todo mi entrenamiento. Espero que os sirvan de ayuda a vosotros también.

    Saludos!

    ResponderEliminar

...